viernes, 25 de julio de 2008

El arte de servir


Hola, esta chica es una alumna y en la foto le está cortando el cabello a un chico que está interno en el tutelar para menores, hoy las acompañé y sirvieron como a 100 chicos que internos como están pues no pueden ir al salón de belleza pero que les gusta, por supuesto, lucir bien, bien. Allí, en ese lugar espacioso y alejado de la ciudad y a la sombra de un árbol me puse a pensar en la alegría de la libertad, en que no ha de haber cosa peor que estar encerrado, sin poder ir a donde tú quieras, y se imaginan ¡los chicos con tanta energía! La vida no es como quisiéramos, hay mucha cosas en las que tenemos que ayudar, en ello he invertido mi tiempo últimamente y he encontrado sentido a mi existir y no es choro (como dicen los jóvenes mexicanos) ni es querer parecer la Madre Teresa, es una simple refexión para quienes, quizá, tengan ya la experiencia o la estén viviendo, como yo. Hay mucha gente que requiere ayuda, personas sujetas al control de otros más fuertes, a veces abusivos, hay errores que se cometen que tardan mucho en sanar, hay mucho dolor en el mundo, por eso es bueno trabajar por los otros, por los demás, sobre todo, por los marginados y en desgracia. Hay que dar amor, amor, verdad Santi? que por cierto es tu santo Santi, muchas felicidades!

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

¿y tú como sabes que lo voy a leer? ¿y si justo hoy no vengo? mil gracias, lourdes, eres maga, y sí: démonos amor, cada uno en su medida y en sus ganas

un beso

Lorena dijo...

hola lula,
que bonito post, lleno de amor,paz y armonía, ojalá que muchos de esos chicos que han perdido su libertad la recuperen y la aprecien reincorporandose a la sociedad de buena manera. Que bonito trabajo te has conseguido.
Un besote!