domingo, 23 de noviembre de 2008

y ya han llegado

Y sí, han llegado los vientos de libertad acompañados, obvio, de dolores de pecho y cabeza, pero así es esto, las cosas buenas cuestan mucho, pero hay que alimentarlas, hacerlas crecer y matar a tus demonios o al menos empequeñecerlos, meterlos al corral un rato, aunque chillen, aunque ronquen, aunque muerdan, tienes que someterlos un ratito y dejar salir a tus otros, a que paseen carajo, que también tienen derecho.

3 comentarios:

amor dijo...

hay demonios a los que me gustaría aplacar contigo el día que te decidas a visitar la gran vía

un beso

s

(son los demonios buenos estos, pero tienen sed)

Pedro dijo...

Así es, lo bueno siempre biene acompañado de sacrificios y esfuerzos. Será por eso que nos parece bueno.
Y encierra bien a esos demonios que son más listos que nadie y siempre se las apañan para volver a salir.

Gracias por tu visita y comentarios, serás siempre bien recibida.
Un beso.

María de Lourdes Ruiz Pavón dijo...

pedro y amor: gracias!!!!